Eficiencia vs innovación

 

 

 

 

Sé por experiencia que se puede ser capaz de bailar un tango y de escanciar una “sidriña”. Lo que no es posible es hacerlo al tiempo. Hay momentos para bailar, y otros para escanciar.

 

En las facultades y escuelas de negocio se enseña, y generalmente bastante bien, gestión empresarial, técnicas y conocimientos para avanzar en la eficiencia en cada parte de un negocio, incluyendo cómo “gestionar” la innovación… también de forma eficiente.

 

Lo que se enseña en pocos lugares todavía es como “generar” esa innovación, para luego gestionarla, con mayor o menor eficiencia. Y hay que hacer lo uno, para luego hacer lo otro.

 

La mayoría de los empresarios, y de los ejecutivos bajo su dirección, estarían dispuestos a apostar por ser muy eficientes en su negocio, renunciando a ser innovadores, antes que a  ser muy innovadores, renunciando a ser eficientes.

 

Pensé que esto podía ser materia de un debate interesante, que pude mantener con unos pocos empresarios, y que arrancó valorando la dificultad de ser lo uno o lo otro – eficiente o innovador- y de conseguir personal cualificado para ayudar en lo uno o en lo otro.

 

Como era de esperar, tratándose de empresarios, el debate se orientó enseguida hacia los resultados, a los que toda empresa está obligada porque es lo único que impide que desaparezca, y con ella todo lo que generase hasta ese momento.

 

Históricamente, la mejora constante en la gestión empresarial – la eficiencia – terminó por eliminar del campo de juego a los modelos de negocio ineficientes, que fueron cayendo uno tras otro en casi todos los sectores, razón por la cual se asume su valor y se enseña con profusión para ser aplicada a cualquier empresa y negocio.

 

Naturalmente también, a medida que la mayoría de profesionales de empresa aprende de las mismas fuentes, el ser eficiente se convierte en un término relativo, porque ya no se trata de serlo, sino de serlo más que el resto. Caso contrario, adiós a la ventaja conseguible.

 

Con centenares de facultades y escuelas de negocio, y cientos de miles de profesionales habiendo tenido acceso básicamente a la misma información, ser eficiente sigue siendo un objetivo lógico, pero insuficiente.

 

La innovación entonces surge – en España, con demasiado retraso, pues la eficiencia general también lo hizo- como respuesta a la búsqueda de una ventaja, y lo hace con fuerza por dos motivos: uno, funciona; y dos, porque “no está en los libros” y, por tanto, no puede enseñarse de forma masiva para que todo el mundo beba del mismo pozo. Por definición, es “in-imitable”.

 

Un vistazo global: Empresas solventes, bien posicionadas, bien gestionadas, eficientes, que o bien han desaparecido o, cuando menos, caído en desgracia: Kodak, Nokia, Atari, IBM, Yahoo..  sin olvidar a las no-tecnológicas: de la banca mejor no hablamos, pero sí de PanAm (aviación), Emron (energía), Olivetti (ofimática).. y otras “multis” menos conocidas en el negocio de las navieras, química, prensa, el textil, la alimentación o el turismo. Podría ser tremendamente arriesgado caer en la auto-trampa de creer que, todas ellas, simplemente fueron mal gestionadas.

 

Pero en todo caso hablamos de “historia”, de pasado. Pongamos el foco en esta década y lo que podemos acertar a elucubrar de la siguiente.

 

Y vemos que la innovación a escala global, y potencialmente disrruptiva, a la que ahora se enfrentan muchas empresas, está barriendo del mapa empresarial a muchas empresas, de todos los tamaños y de todos los sectores. Algunas, sin duda, incluso bien gestionadas, bajo los cánones admitidos de la “buena gestión”.

 

En primer lugar, la tecnología al servicio del mercado esta eliminando intermediarios en cada vez mas sectores de actividad, y va a seguir haciéndolo cada vez mas rápido: Uber o Car-go, empezando desde cero, están arrinconando al omnipresente sector del taxi y al del alquiler de coches, y las empresas de autobuses ya están protestando, remojando las barbas.

 

Amazon se está posicionando en el sector de la distribución y la alimentación. Una empresa de logística! Ni siquiera de transporte, porque no hay por ahí una inmensa flota de aviones, camiones y furgonetas rotulados “Amazon”, y va a ser competidor de Mercadona.

 

Transporte es el negocio de FedEx, o de SEUR, por poner un ejemplo. Y apostaría que son empresas “bien gestionadas”. Y también apostaría a que Amazon les va a hacer “pupu”, a ellas o sus congéneres, cuando no a hacerlas dependientes de su propio modelo de negocio.

 

Just-Eat no es Tele-Pizza (que, por cierto, no está en su mejor momento y no pongo en duda los conocimientos de sus gestores) sino más bien es “tele-todo”; podría ser que un día hasta le haga el reparto al segundo. O a su competencia, o a ambos, vendiendo comida.. sin cocinar.

 

En ninguno de los casos mencionados se trata de ser más o menos eficiente que la empresa a batir. Se trata de construir un nuevo modelo de negocio que, directamente, termina con otro existente, sin importar lo bien gestionado o bien posicionado que esté.

 

La tecnología -y la imaginación/innovación asociada para sacarle partido- pone en manos de los más creativos herramientas suficientes para eliminar -no sustituir- elementos en la cadena de valor, sencillamente, por no ser necesarios, no por ser ineficientes.

 

La mayoría de quienes se verán afectados observan y se aprestan para adaptarse a los cambios tecnológicos para avanzar en su propia eficiencia, siguiendo la doctrina de gestión empresarial que han aprendido. Tres ejemplos: editoriales, discográficas, videoclubes …

 

No alcanzan a entender que, en muchos casos, ya dará igual lo que hagan para adaptarse. Su modelo de negocio, que tantas veces han modernizado y actualizado, y por cuya eficiencia permanente han luchado y siguen haciéndolo, va a llegar al final del camino. Toca transformarse por completo, y de forma anticipada, porque el tiempo para muchos se acaba.

 

Para una pyme – 3.110.522 en España según el último recuento – el desafío es mayúsculo.

O sea, en la práctica, para todos.

 

Federico Moratinos

Dtor Laboratorio de Innovación Abierta

Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies