OPORTUNIDADES – PROYECTO – EFICIENCIA

 

OPORTUNIDADES – PROYECTO – EFICIENCIA
OPORTUNIDADES (I)

Inicio este artículo con el título de oportunidades porque considero que es la clave que debe estar
presente en cualquier inicio de proyecto empresarial.
Sin oportunidades no existen proyectos, la dificultad estriba en su detección y aprovechamiento.
“Cantabria es una tierra de oportunidades”, así lo escuchamos en muchas ocasiones.
A partir de aquí hemos de reflexionar:
– ¿Por qué esta afirmación sobre la existencia de oportunidades no la podemos evidenciar en un
desarrollo sostenido y creciente de nuestra economía Cántabra?
– ¿Por qué no se traduce esta tierra de oportunidades en una tierra de prosperidad y avance
social?
– ¿Por qué nuestros jóvenes han de abandonar su tierra en busca de empleo?
– ¿Por qué observamos con sana, (¡) envidia el desarrollo de las economías que nos rodean?
Los comentarios que a menudo escuchamos son:
-Nuestra estructura económica no lo permite y en muchos sectores es obsoleta
-Nos faltan empresarios emprendedores
-No tenemos recursos suficientes
-No tenemos subvenciones para nuestros proyectos
-No tenemos personal cualificado
-Nuestros costes no son competitivos
Es decir, esgrimimos nuestras deficiencias y carencias, ciertas en muchos casos, como si la solución
a las mismas estuviera fuera de nuestro alcance.
Partiendo de estas premisas, repasemos lo que podemos hacer para dotarnos de recursos
suficientes para dar respuesta a las oportunidades que se nos presentan.
En primer lugar:
Tal como se le atribuye a Picasso: “Que la inspiración te coja con el pincel en la mano”.
Es decir trabajar y trabajar mejor, orientando el esfuerzo en mejorar todos los recursos a tu
disposición.
En segundo lugar:
Analicemos las carencias y lo que podemos hacer por disminuirlas:
A/ nuestra estructura económica es obsoleta
Bien, ¿qué es lo que ha hecho que nuestra estructura sea obsoleta?
– ¿No será que no hemos realizado el esfuerzo de innovación en nuestros negocios y empresas?
Si es este tu caso, remángate como empresario y profundiza en tu proyecto empresarial para
alcanzar esa innovación imprescindible.
– ¿No será que la labor empresarial exige una dedicación permanente de compromiso personal, y
que no he sido capaz de su desarrollo debido a una falta de apoyo social, o falta de interés y
dedicación o por falta de conocimientos actualizados?
Si es este tu situación, replantea tu vocación como empresario y sus fundamentos y si sigues
queriendo ser empresario, busca consejo que te ayude a analizar tu proyecto empresarial,
plantear tu estrategia y te oriente en la búsqueda de los recursos necesarios.
B/ Nos faltan empresarios
El empresario no es un producto agrícola ni Industrial que podamos cosechar o producir en un
huerto, taller, fabrica, oficina o despacho.
Es un producto que nace en una sociedad cultivada y preparada para su florecimiento.
Obtiene, como fruto de su buen hacer, la aceptación de su figura debido a un comportamiento
ejemplar.
Nace con vocación y capacidad de asunción de sacrificio personal y riesgo financiero,
condiciones “sine qua non” para ser llamado EMPRESARIO.
¿Qué tenemos que hacer como ciudadanos para que surja este florecimiento empresarial?
Demandar planes de actuación donde la sociedad en su conjunto actúe en un mismo sentido,
Gobierno, Comunidad, Universidad, Empresa, Colectivos Profesionales y Trabajadores.
¿Una quimera?, posiblemente, pero necesaria.
C/ No tenemos recursos financieros
El mundo está lleno de posibles inversores que no tendrán ningún inconveniente en concedernos
las inversiones requeridas siempre y cuando se puedan presentar con ciertos requisitos que
incentivan su asunción de riesgo:
– Existencia de un plan de negocio sólido, por creíble y documentado, donde las expectativas
estén razonadas, los criterios asumibles, las variables internas y externas contempladas y
estimadas razonablemente.
– Los recursos humanos bien valorados tanto en su cuantificación y calificación como en su
remuneración.
– Los recursos materiales estudiados en su acopio y coste.
– Los recursos financieros bien evaluados tanto en su volumen y coste como en su disponibilidad
en el tiempo.
– La exposición del plan de negocio ha de contar con la asunción del propio riesgo empresarial
que el promotor asume en el proyecto.
D/ No tenemos subvenciones
Ni falta que hacen si el proyecto que desarrolla un plan de negocio es rentable por sí mismo,
condición indispensable para su puesta en marcha.
Si el proyecto necesita “muletas” para arrancar mejor que no arranque.
Sustituyamos todas las subvenciones en deducciones a los beneficios generados por las distintas
vías posibles: reducción impositiva, deducciones a la investigación e innovación, deducciones a la
amortización que acelera la innovación y adaptación tecnológica, etc.
No olvidemos el ciclo:
BENEFICIOS = INVERSIÓN = EMPLEO.
E/ No tenemos personal cualificado
Demanda muy presente en proyectos con proyección tecnológica normalmente puntera.
Las preguntas serían:
– ¿Las capacidades y habilidades demandadas por las empresas empleadoras están presentes en
los planes de formación de nuestros alumnos?
– ¿Los investigadores y docentes están actualizados en sus conocimientos y los planes de
investigación responden a las demandas de la empresa y la sociedad?
– ¿Existe una transferencia real de conocimientos entre las necesidades empresariales y la oferta
universitaria?
F/ Nuestros costes no nos permiten ser competitivos
Afirmación muy común que contiene, en la mayoría de los casos, como trasfondo, un cúmulo de
múltiples ineficiencias en el proceso productivo.
Una empresa pasa a ser competitiva en su sector de actividad, cuando es igual o más eficiente
que sus competidores.
A ello se contribuye con una productividad superior al de su competencia.
Repasemos nuestro Plan de Negocio que permita obtener esa eficiencia imprescindible para
alcanzar la competitividad necesaria.
Resumen:
Dispongamos de un plan de negocio, eje vertebrador de nuestro proyecto empresarial,
Confiemos en el apoyo de los profesionales que nos pueden ayudar en su elaboración y
validación.
Demandemos a nuestros representantes políticos la puesta en marcha de programas orientados a
la mejora de nuestras infraestructuras, técnicas, sociales y educativas.
Demandemos a las Instituciones y Colectivos profesionales el trabajo común y coordinado
orientado a las necesidades de la sociedad a la que pertenecen.
Jesús García Ariza es Economista y Experto Contable Acreditado ®(ECA)
Socio de Honor del Ilustre Colegio de Titulados Mercantiles de Cantabria.
OPORTUNIDADES – PROYECTO – EFICIENCIA
PROYECTO (II)
La segunda parte de este artículo la quiero desarrollar bajo este título que a mi juicio enmarca la
esencia de la puesta en marcha de un Proyecto Empresarial.
No concibo el inicio de una actividad si previamente a la misma no se ha elaborado un plan de
acción, no se ha determinado una adecuación de medios necesarios y se han inferido unos
resultados.
La concreción de todo ello se concentra en la elaboración de un Plan de Negocio que sea capaz
de plasmar en el corto y medio plazo las expectativas empresariales.
Dada su importancia y transcendencia frente a terceros interesados se hace necesario que el Plan
de Negocio esté dotado de unos valores que trasladen credibilidad y confianza, base esencial de
cualquier Proyecto Empresarial.
¿Cómo se genera esa confianza y credibilidad?
Con una definición pormenorizada del alcance
Con una definición del entorno económico
Con una evaluación de las expectativas de futuro
Con unas estimaciones razonadas de los volúmenes de negocio
Con una razonada y razonable asunción de costes
Con una adecuada selección y valoración de recursos humanos
Con una adecuada estimación de inversiones, tecnología y materiales
Con una valoración de los recursos financieros necesarios
Con una adecuada captación/disponibilidad de fondos propios
Estas son las características esenciales que debe contener un Plan de Negocio completo y bien
elaborado.
¿Cuándo debo de disponer de un Plan de Negocio?
Durante toda la vida del proyecto empresarial.
Se ha de convertir en la guía y cuaderno de bitácora de nuestro proyecto mediante su
adecuación/revisión y adaptación constante.
Desde el momento de su creación la empresa ha de disponer de un plan de actuación que
defina los objetivos a alcanzar y concrete los recursos necesarios mediante la elaboración de los
estados económicos y financieros previsionales con sus proyecciones correspondientes a cada
horizonte temporal.
La proyección estará más detallada en cuanto más próximo es el plazo de su estudio.
Esta proyección en el horizonte anual la denominamos presupuesto y es la guía que dispone una
empresa para su autoevaluación de objetivos y es rienda imprescindible para el control de gestión
y evolución del negocio.
La empresa que no dispone de esta rienda en tiempo, forma y alcance, no tardará en verse
abocada a situaciones incontroladas.
De ahí la importancia que tenemos los profesionales de la gestión y asesoramiento empresarial en
la labor de un ejercicio didáctico a nuestros empresarios de que dispongan de esta herramienta
imprescindible para el control de gestión de su negocio.
De igual forma es necesario que los profesores universitarios e investigadores desarrollen todo un
esfuerzo por plasmar estas capacidades en sus alumnos y para ello que los planes de formación
estén adecuados a la obtención de estas capacidades en los distintos niveles y grados
educativos.
La información para el control de la gestión empresarial es como un edificio que se construye
mediante unas bases sólidas que dan soporte a los distintos estadios de la información
empresarial.
CONTABILIDAD GENERAL (DIARIA) = Situación Económico-Financiera
CONTROL DE GESTIÓN (MENSUAL) = Evaluación de Resultados y su Origen
PRESUPUESTO (ANUAL) = Objetivos Anuales
PLAN DE NEGOCIO (CORTO/MEDIO) = Objetivos 1- 3 años
PROYECTO ESTRATÉGICO (MEDIO/LARGO) = Evaluación y Directrices de Objetivos
Destaco el adjetivo de “adecuado” por cuanto que todo proyecto empresarial tiene una
peculiaridad que lo hace distinto a cualquier otro proyecto empresarial, de ahí la importancia de
dotarse de una definición personal y personalista que lo identifica de forma individualizada de
cualquier otro competidor.
Nuestros empresarios han de disponer de profesionales propios o ajenos que les faciliten las pautas
para la elaboración de ésta pirámide de información que es troncal en nuestro proyecto
empresarial.
Lo mismo que disponemos de profesionales en la construcción e ingeniería también hemos de
contar con los profesionales que son capaces de elaborar y construir para nuestros empresarios el
“edificio de su sistema de información y control empresarial”.
Jesús García Ariza es Economista y Experto Contable Acreditado ® (ECA)
Socio de Honor del Ilustre Colegio de Titulados Mercantiles de Cantabria.
OPORTUNIDADES – PROYECTO – EFICIENCIA
EFICIENCIA Y EFICACIA (III)
Queda por definir en este artículo estos dos conceptos de eficiencia y eficacia y su encuadre en
el proyecto empresarial.
Se trata de los sustantivos que resumen, a mi entender, el objetivo y fin del proyecto.
No existe mejor calificativo a un proceso que calificarlo como eficiente.
El mejor calificativo para un proyecto empresarial es que alcance con eficacia sus objetivos
previstos.
Toda empresa y empresario que se considere como tal, tiene como punto de mira, el alcance de
sus objetivos con eficacia y la máxima eficiencia en la asignación de los recursos para alcanzarlos.
Ahora bien, éstos objetivos no se obtienen por ciencia infusa, nos tenemos que dotar de unos
condicionantes y medios sin los cuales difícilmente se alcanzarían.
La eficiencia tiene que ser medida con rigor por cuanto que se trata de la asignación de recursos
para un fin dado.
La eficiencia ha de ser comparable consigo misma en su evolución y con valores de contraste
externos a nuestra organización para detectar y evitar efectos endogámicos no deseados.
Para que la eficiencia pueda ser medible se ha de disponer de un sistema de información capaz
de informarnos en tiempo y forma de la evolución de nuestra actividad en todas y cada una de
las áreas de gestión predefinidas.
El sistema de información que diseñemos ha de mostrar la eficacia de un proceso, de un servicio o
una rama de actividad. Es decir, ha de estar adecuado y diseñado a las peculiaridades de cada
negocio en todas sus vertientes, ramas y objetivos.
La clave para conseguir este magno objetivo de excelencia es la disponibilidad de un sistema de
información y de un control de gestión perfectamente cohesionados, dimensionados e
implantados en la organización.
No necesariamente, hemos de contar con el “mejor” o más implantado sistema de información
disponible en el mercado de los sistemas integrados que los “gurús” nos ofrecen con frecuencia,
sino que el sistema de información integrado debe estar adecuado a nuestro “cuerpo”,
necesidades y con posibilidades ciertas de ejecución y mantenimiento.
Nos corresponde una vez más a los profesionales de la organización y asesoramiento empresarial,
facilitar con rigor y absoluta profesionalidad la “más adecuada” de las soluciones posibles en
cada proyecto.
De ahí, que me manifieste un claro defensor de la independencia que debe existir, entre el
profesional que asesora al empresario en la selección de una herramienta de información
cohesionada con un sistema de control de gestión y organización empresarial, frente a la
empresa que comercializa las soluciones estándares y/o parcialmente adaptadas.
No cabe en este asesoramiento, ningún sesgo sobre los objetivos y alcance del proyecto
empresarial con sus necesidades y recursos asumibles, respecto al desarrollo e implantación de un
sistema de información integrada.
No es infrecuente observar que las claves en la selección de una herramienta de información sean
divergentes con las necesidades de los proyectos empresariales, al no tenerse en cuenta los
recursos y posibilidades organizativas de la empresa.
Es en estos casos donde estaremos comprometiendo, seriamente, la obtención de los fines
perseguidos y por ende asumiendo un riesgo cierto de fracaso.
El otro pilar para el control de la eficacia de nuestro proyecto, es la disponibilidad de un sistema
que denominamos control de gestión.
Al igual que el sistema de información, en donde recae la responsabilidad de dar soporte al
control de gestión, éste ha de ser diseñado por y para la empresa.
Aquí no caben soluciones ajenas transportadas (a menudo impuestas por niveles jerárquicos
superiores), que a buen seguro chocan con el proyecto empresarial, tanto por sus
especificaciones como por los recursos necesarios y/o su dificultad para su implantación y
mantenimiento.
El control de gestión es un traje a medida diseñado y realizado para cada proyecto, en función
del mismo, su estructura y recursos para su puesta en marcha variarán.
En el control de gestión se plasma nuestro modelo organizativo y tan válido para su control puede
ser un sistema manual de control, como una eficiente hoja de cálculo bien diseñada con un buen
análisis ABC o el más sofisticado de los sistemas de gestión integrados.
Es decir nuestro modelo organizativo tiene que responder a nuestro proyecto, a nuestros recursos y
a nuestros objetivos empresariales en la búsqueda de la eficacia empresarial con la máxima
eficiencia en la disposición de los recursos disponibles.
Una vez más, nos cabe la responsabilidad a los profesionales de la gestión y el asesoramiento,
tanto si actuamos dentro de la empresa como si actuamos como asesores externos, de facilitar a
los empresarios, la mejor estructura y definición del control de gestión y del sistema de información
que lo soporta, para que se adecúen a los objetivos de su proyecto empresarial.
Hasta aquí, la exposición teórica de unas definiciones y marcos de actuación.
El esquema de actuación para su puesta en marcha, es harina de otro costal y se sale del
alcance de este artículo.
Desde mi infancia aprendí que es de bien nacidos ser agradecidos, siguiendo con esta máxima, y
como sencillo aporte personal de agradecimiento a la sociedad cántabra que me acogió
profesionalmente hace 25 años, me he atrevido a exponer, a través de este artículo, los
conceptos claves de gestión y el esquema deseable a implantar en un proyecto empresarial.
Busquemos cada día la eficiencia en nuestro trabajo y traslademos este objetivo personal a
quienes nos rodean.
Nadie va a venir a sacarnos las castañas del fuego y nuestro deber como profesionales es el
aporte de nuestros conocimientos y experiencias a los destinatarios impulsores de la actividad
económica y de su eficacia, es decir los empresarios.

Jesús García Ariza es Economista y Experto Contable Acreditado ®(ECA)
Socio de Honor del Ilustre Colegio de Titulados Mercantiles de Cantabria.

 

 

Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies