El Banco de SANTANDER desde 1857 entre nosotros

El MUSEO  de CONTABILIDAD del Ilustre Colegio Oficial de Titulados Mercantiles y Empresariales de Cantabria,  en su primera exposición “Empresas Centenarias en la UIMP, paisajes contables de Cantabria 1850-1950”, presentó, entre otros, una excelente colección de documentos y máquinas que representan fielmente la historia del BANCO DE SANTANDER desde el momento de su constitución, y que fueron cedidos gentilmente por el Archivo Histórico documental del Banco Santander y la Fundación UCEIF.

Con la firma del Real Decreto de 15 de mayo de 1857 por Isabel II, quedó autorizada la constitución del Banco de Santander, durante la exposición fue expuesto el protocolo notarial que recoge el acto de reconstitución de la institución de ese mismo año. Desde sus inicios se erigió como una institución abierta al exterior, vinculada al comercio establecido entre el puerto santanderino y el norte de Europa e Iberoamérica. El periodo comprendido entre 1900 y 1919 significó para el Banco de Santander una época de prosperidad pues dobló su balance y amplió su capital hasta los diez millones de pesetas, también logró aumentar sus ingresos convirtiendo su rentabilidad por encima de la media de las sociedades de crédito españolas. Señalar que durante ese tiempo se instituyen tres grandes bancos españoles: Banco Hispanoamericano (1900), Español de Crédito (1902) y Central (1919), que con devenir del tiempo se integrarán en el Banco de Santander. En febrero de 1920, se nombra a Emilio Botín y López como primer presidente fijo del Banco de Santander.

Desde 1923 su sede social se encuentra en el Paseo de Pereda de la capital cántabra, ese año inaugura una modesta red de sucursales ubicando la primera de ellas en El Astillero y  funda a su vez el Banco de Torrelavega.

El cargo de director general de la entidad es ocupado en 1934 por Emilio Botín Sanz de Sautuola y López que en 1950 pasará a ocupar la presidencia del Banco, impulsando su expansión a nivel nacional. Con la adquisición del Banco de Ávila en 1942 el Banco de Santander se instala en Madrid. En 1946 el Banco de Santander compra su viejo rival en Santander, el Banco Mercantil. El año siguiente logra abrir su primera oficina en América, concretamente en La Habana, a la que siguieron las de Argentina, México y Venezuela.

En el año del centenario del Banco de Santander, 1947 se había convertido en la séptima entidad financiera de España.

Es en 1960 cuando entra en el Consejo de Administración del Banco de Santander Emilio Botín Sanz de Sutuola y García de los Ríos, durante ese período se incorpora a la entidad el Banco del Hogar Argentino, primera filial del Santander en América Latina y en 1965, se crea el Banco Intercontinental Español, es decir Bankinter.

En 1986 Emilio Botín Sanz de Sautuola y García de los Ríos- desde 1967 director general y Consejero Delegado en 1977- sustituye a su padre en la presidencia del Banco de Santander, tras 36 años al frente de la entidad. Desde la presidencia se emplea en sentar las bases para la modernización y expansión del Banco. Con la adquisición del Banco Español de Crédito (Banesto) en 1994, el Santander se convierte en el banco líder ocupando la primera posición del mercado español. Cinco años más tarde Banco Santander y BHC protagonizan la primera gran fusión bancaria en la ya Europa del euro convirtiéndose en la mayor entidad financiera de España y líder en Iberoamérica. En 2004 se lleva a cabo el traslado de los servicios centrales en Madrid a la nueva Sede Corporativa, la Ciudad Santander en Boadilla del Monte donde hoy trabajan más de 6.800 profesionales. En noviembre de ese mismo año se incorpora al Grupo de Abbey, sexto banco del Reino Unido. En 2007 el Santander celebró su 150 aniversario siendo el duodécimo banco del mundo por capitalización bursátil, el séptimo por beneficios y la entidad con mayor red de distribución minorista del mundo occidental: 10.852 oficinas y 2.500 corresponsales en todo el mundo.

Para nuestra primera exposición Empresas Centenarias en la UIMP: Paisajes contables de Cantabria 1850-1950, fue cedido por parte del Archivo Histórico Provincial de Cantabria, el Protocolo Notarial, Leg. 887 que recoge las bases del acta de la reconstitución del Banco Santander en el año 1857 y las firmas de todos y cada uno de los testimonios del acto.

En el Archivo Histórico del Santander, son excelentemente conservados documentos de nuestra historia y de la historia del Banco que reflejan la actividad financiera de la época. Fueron expuestos los primeros cheques emitidos por el banco, acciones, libros para calcular los intereses aplicados a créditos, huchas del Banco Central con sus respectivas libretas con anotaciones a mano de cada uno de los movimientos hechos por el titular de la cuenta que denotan la apacibilidad en el trato al cliente de aquellos años.

En cuanto a la arquitectura de la Oficina nº1 del Banco de Santander  en Paseo de Pereda, comentar que en 1880 otro incendio afectó a las casas de los números 11 y 12 del Paseo Pereda que albergaban el Café Suizo y el Círculo de Recreo. Sus propietarios, Antonio López y López, marqués de Comillas y su hermano Claudio, confiaron en el arquitecto catalán José Oriol para la redacción del proyecto de construcción de un nuevo edificio, que introdujo en Santander un lenguaje arquitectónico novedoso por el uso de un repertorio barroquizante con modillones, jarrones, pilastras, columnas corintias, estatuas, que comparado con el estilo de Atilano Rodríguez, resultaba mucho más explosivo.

En 1919 se compran las manzanas 11 y 12 por 1 millón de pesetas, en 1940 el bloque nº9, y 10 años más tarde en 1950 el bloque 10 en previsión de nuevas ampliaciones. Es en 1958, cuando González de Riancho macho, González de Riancho Gómez y de la Torriente proyectan unificar estilísticamente ambos edificios uniéndolos a un monumental arco que recuerda aquellos arcos de triunfo, construidos durante la época del Impero Romano y que fueron asumidos por la arquitectura neoclasicista. Es en 1963, cuando se inaugura el edificio.

Destaca la simetría de las fachadas y el almohadillado de la sillería. El edificio del Banco de Santander está coronado por cuatro grandes estatuas de piedra que representan las artes, la cultura el comercio y la navegación, tan identificadas con Santander en un gran friso se representa la alegoría de la banca protegiendo las industrias, los altos hornos, la minería y el deporte.

Desde el blog del Museo de Contabilidad queremos manifestar nuestro sincero agradecimiento al Archivo Histórico Provincial de Cantabria y muy especialmente al Archivo Histórico Documental del Banco Santander, a la Fundación UCEIF y a sus responsables, por su estimado apoyo  a este primer paso dado desde el Ilustre Colegio de Titulados Mercantiles y Empresariales de Cantabria para la creación del futuro Museo de Contabilidad,  que fue la exposición, celebrada en el marco de la UIMP, y que  contribuyó  a una mayor difusión del mundo de la empresa de Cantabria desde sus orígenes y su desarrollo conocimiento del origen y su trayectoria en especial el periodo comprendido entre 1850-1950, y que hoy son referentes mundiales en la actividad comercial, financiera y económica mundial.

Teresa Gómez León


 

Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies